martes, 4 de noviembre de 2008

Naturaleza y Necesidad de las Revoluciones Científicas

NATURALEZA Y NECESIDAD DE LAS REVOLUCIONES CIENTIFICAS


Las revoluciones científicas se han considerado en sus momentos arduos del avance científico que vienen a desarrollar aspectos importantes dentro de cualquier ámbito por mencionar un ejemplo el de la educación que siendo así se trabaja bajo modelos que podemos llamar paradigmas, ya que están diseñados bajo contextos donde se requieren trabajar, pero también debemos mencionar su influencia en el ambiente, porque se involucran los aspectos políticos, sociales y culturales.


El hombre que establece como premisa un paradigma, mientras arguye en su defensa puede no obstante, proporcionar una muestra clara de lo que será la práctica científica para quienes adopten la nueva visión de la naturaleza. Las premisas y valores compartidos por las dos partes de un debate sobre paradigmas no son suficientemente amplios para ello.

Cuando los paradigmas entran como deben, en un debate sobre la elección de un paradigma, su función es necesariamente circular. El papel desempeñado de un paradigma como un vehículo para la teoría científica. En este papel, su función es la de decir a los científicos qué entidades contiene y no contiene la naturaleza y cómo se comportan esas entidades, puesto que la naturaleza es demasiado compleja y variada como para poder estudiar al azar. Los paradigmas no sólo muestran a los científicos mapas, sino también algunas de las indicaciones principales para el establecimiento de los mapas. Al aprender un paradigma, el científico adquiere al mismo tiempo teoría, métodos y normas casi siempre en una mezcla inseparable. Puesto que ningún paradigma resuelve todos los problemas que define y puesto que no hay dos paradigmas que dejen de resolver los mismos problemas, los debates paradigmáticos.

Un paradigma viene a reemplazar a otro.